Vuestras políticas, nuestros muertos.


Frenando - Posted on 26 August 2017

Manifiesto
Ante la tragedia del 17 de agosto: paz, solidaridad y convivencia en la diversidad

Salimos a la calle este sábado 26 de agosto de 2017 en Barcelona para expresar nuestro rechazo al atentado reivindicado por Daesh y para mostrar nuestro apoyo a víctimas y familiares. Lo hacemos por los hechos ocurridos el pasado 17 de agosto en Barcelona y en Cambrils con 15 víctimas mortales y más de un centenar de heridas. Lo hacemos para agradecer la respuesta solidaria de las personas que han reaccionado desde el primer momento. Pero sin olvidar y teniendo muy presentes a las víctimas que cada día sufren esta misma violencia, que sólo este mes de agosto ha golpeado a muchos otros países, además de Cataluña. Recordamos especialmente a Siria, donde han muerto medio millón de personas en manos de actores gubernamentales y no gubernamentales, tanto locales como internacionales. Víctimas que no salen en portadas, víctimas olvidadas. Muchas no mueren pero se quedan en nuestras fronteras. Desde las entidades, las plataformas y los movimientos sociales queremos dejar claro que estas muertes son tan nuestras como las de Barcelona y Cambrils. No hacemos diferencia.

Salimos a ocupar la calle como lo hemos hecho tantas otras veces. Recordamos los gritos de "No a la guerra" de 2003 -a raíz de la invasión criminal de Irak impulsada por Aznar, Bush y Blair- que llenaron las calles de Barcelona. Recordamos también tantas otras manifestaciones de rechazo a las intervenciones militares en todo el mundo, a favor de la paz y por la acogida de personas refugiadas y migrantes, como la última del 18 de febrero. Volveremos, pues, a salir para volver a señalar las causas y enfocar a los responsables.

Salimos para denunciar la hipocresía de líderes y representantes políticos, del gobierno español y de la monarquía. A los que, con sus políticas, promueven guerras y alimentan conflictos armados, mediante la venta y comercio de armas a países como Arabia Saudita, mientras aplican políticas represivas y antiterroristas que fomentan la espiral de violencia. A los que incumplen los compromisos de acogida, como hacen los Estados miembros de la UE. También a aquellos que fomentan el odio, el racismo, la xenofobia y la islamofobia, con la preocupante colaboración de muchos medios. Aquellos que identifican a compañeros por la calle por su color de piel y los encarcelan en los Centros de Internamiento de Extranjeros. A aquellos que desahucian a nuestros vecinos y vecinas o que reprimen con violencia las movilizaciones populares. Salimos para decir "No Pasarán" a los grupos que amenazan con volver a un pasado oscuro, y para decir basta a aquellos que permiten que el fascismo actúe impunemente. Es hora de volver a gritar "sus políticas, nuestras muertes".

Salimos porque es una oportunidad para emplazarnos a hacer una revisión sobre el modelo de convivencia y de sociedad que estamos construyendo. Nos preocupan las consecuencias a medio y largo plazo. Ya ha habido muestras de odio, racismo y xenofobia estos días y la comunidad musulmana se ha visto criminalizada. No se trata de un "Ellos y nosotros", sino de un todos y todas.

Por todo ello, exigimos que la respuesta a la barbarie del pasado jueves no sea la de más "seguridad" represiva: más vigilancia, más fronteras, más policía, más armas, más violencia. Barcelona y Cataluña deben dar ejemplo con una respuesta diferente: desde la paz, los derechos humanos, la solidaridad, la cohesión y la justicia global. Es en esta línea en la que hoy la sociedad civil reivindicamos este espacio. La diversidad nos hace más ricas y más fuertes. Y hoy, más que nunca, debemos reafirmar-nos en nuestro compromiso con una sociedad abierta, solidaria, que no permitirá que ninguna ideología del odio arraigue en Cataluña.

Y también exigimos que la respuesta de nuestros gobernantes sea clara y contundente: cumplid los acuerdos y tratados sobre comercio de armas que habéis firmado; respetad la Declaración Universal de Derechos Humanos; romped los acuerdos con gobiernos opacos y autoritarios; dejad de intervenir militarmente; abrid más que nunca las fronteras para acoger a la gente que huye de lo mismo que ha pasado en Cataluña y que ahora está atrapada en nuestras fronteras; exigid que las empresas cumplan con el respeto a los derechos humanos en terceros países, y si es necesario rescindid los contratos firmados.

Desde la sociedad organizada, desde abajo, apostamos por construirnos desde la paz, los derechos humanos, la diversidad y la justicia global. Salimos a la calle para que ante el racismo y la islamofobia, ante cualquier vulneración de los derechos humanos, apostemos por la convivencia y por eso, salimos sábado y #anemdeblau.

Vuestras políticas, nuestras muertes.

Paz, solidaridad y convivencia en la diversidad.

Organitzacions per a la Justícia Global

La escuela que proponemos

Buscar

ETIQUETAS

Contacta 

¡Suscríbite!